Destino Termas
Termas Salud&Turismo - Termas de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile
Home |  Hotelería y Alojamientos   | Spa |
.
IR A DESTINOS VARIOS
 
PROMOCIONES
PROXIMAMENTE
 
 
 
 

El hombre de la mansa

Vender choclos es su forma de no aportar al “Maldito” porcentaje. En Punta del Este todo es un gran escenario, Giordano y sus “invitados”, Gasalla y Perciavalle, modelos, sol, mar, río, arenas blancas...

Después de eso, todo se parece más a lo que es. 160 mil uruguayos que sufren el síndrome austral de la desocupación: “Los uruguayos y los argentinos cada vez nos parecemos más, solo que si nosotros tiramos basura en la calle no alcanza para tapar las alcantarillas y que se inunde todo, somos pocos...”, aseveraba el Hombre.

Vender choclos en la entrada de la playa Mansa, a dos cuadras de la terminal de ómnibus y debajo del calor típico de la época, no es cosa fácil.

“Dentro de todo yo la voy llevando, pero en general, los uruguayos somos de poco movimiento, no como ustedes que toman banderas y cortan calles, acá eso no pasa, acá todo es más tranquilo, todos está mal pero decimos `y bue, ya va a mejorar`”, reclamaba el Hombre, mientras untaba la manteca derretida sobre el maíz recién hervido sobre una garrafa escondida debajo del mostrador.

-¿Cuanto está el choclo jefe? –“Y... para vos diez pesos”, contesta. Diez pesos uruguayos que son algo así como ochenta centavos argentinos. Y continúa: “¿Con manteca?... Bueno, - Decía que en Uruguay hay poco consumismo. Si alguien pone en Punta una fábrica de heladeras, se fabrican 50 mil, las vendes ¿Y después?”, se pregunta este hombre que cerca de los 60 años y curtido por el sol, parece disfrutar de lo que hace.

Metódico y pausado al estilo uruguayo, el hombre analiza lo que para muchos fue una temporada favorable en relación a lo que se esperaba: “... de los 45 días de temporada, diecisiete fueron con lluvia, dentro de todo estuvo bien. Lo que se vió mucho fue turismo de fin de semana, acá de lunes a viernes –señala la playa- había muy poca gente.”

La gorra roja no tapa las marcas que el sol le ha dejado en el rostro, aunque la remera blanca lo hace parecer un poco más fresco. “...y no sabés lo que fue la semana pasada, 37 de sensación térmica, no se podía respirar”, recordaba el Hombre.

Los parlantes del pequeño transmisor de radio escondido por algún rincón del puesto, sueltan los relatos del partido “Nacional con no sé que otro...” y acercan a otros fanáticos a preguntar por la parcialidad del resultado. “Uno a cero creo...” es la respuesta. “Vistes que son todos uruguayos, a fines de febrero se fueron todos, los que quedan son de Montevideo.”, asegura mientras sube el volumen para escuchar un casi gol del “tricolor uruguayo”.

Es que es marzo y las valijas pasan a la misma velocidad que cualquier automóvil por la calle de las paradas. La temporada se está yendo, pero el Hombre se está quedando “...firme como el obelisco”, asegura. Es que su vida es vender choclos, y para que se sepa, si alguien lo busca, el es el “Hombre de la Mansa”.

Por Daniel Fuks
Referencia: http://www.enplenitud.com

PROMOS Hotel & Spa
 
Alojado en egrupos.net